Rapidez de respuesta, claridad y rigor

Illeslex & Friends | Mallorca y su organismo económico

Illeslex & Friends  |  Mallorca y su organismo económico

07/11/2019

 

   

 

Mallorca y su organismo económico

 

Mallorca tiene un metabolismo vital particular. Produce, de forma ininterrumpida, bienes y servicios, consumiendo recursos y generando residuos. Llegado el momento, necesitamos medir cuánto engordamos o cuál es nuestra pérdida de peso. Y necesitamos saber, con mayor precisión, si esa flaqueza o ese sobrepeso se debe a “grasa” o a “músculo”. La situación, y el pronóstico, es muy diferente.

Es por ello, que el PIB no sirve como herramienta de medición para conocer el valor total de todos estos bienes y servicios finales producidos durante un periodo determinado. Así conseguimos seguir el curso macroeconómico, y cuantificar las variaciones del nivel global de la producción y de los precios.

Nos ayuda a saber qué es lo que está pasando. No es la panacea- deja fuera otras variables del bienestar- pero, como el termómetro en medicina, es un invento muy útil.

Analicemos entonces los últimos datos que nos aporta el PIB y de los que dispone el Cercle d’Economia de Mallorca. Según la Contabilidad Regional de España responsabilidad del Instituto nacional de Estadística (INE) estimó, en diciembre de 2018, un avance del PIB de Baleares de 30.435.900.000 euros en el 2017, frente a los 29.134.126.000 de 2016, lo que supone un 2,6 % del total nacional. ¿Quiere decir este aumento del PIB que Baleares (Mallorca concretamente) mejora económicamente? La primera respuesta a esta pregunta debe ser afirmativa, porque el crecimiento monetario es palpable. Ahora bien, estamos sufriendo gracias a ello una mejora social. Aquí la respuesta debería ser más cercana al no.

Si analizamos más de cerca los datos y analizamos el peso de cada uno de los sectores en el PIB nos puede ayudar a profundizar en esta problemática.

La hostelería, restauración y comercio suponen un 34,4% del PIB y es uno de los sectores que más empleo genera. Pero de qué tipo de empleo estamos hablando, es precisamente aquí donde debemos incidir. La calidad del empleo y de los trabajadores debe ser un factor que debemos tener en cuenta si queremos mejorar. Podemos apostar por este tipo de trabajo siempre y cuando el objetivo sea el de convertirse en un referente mundial en este sector. La especialización es el factor diferenciador.

Si continuamos analizando nos llama poderosamente la atención el peso, cada vez mayor, de las “actividades inmobiliarias” (compra-venta y alquiler) que han crecido en lo que va de siglo un 430%. Su aportación al PIB es ya de un 13,3 % – generando solo el 1,5 % de empleo- cifra similar a la que suponen la Administración Pública, educación, actividades sanitarias y servicios sociales juntos (13,7% PIB) con un 18,4 % de empleo. Es aquí donde debemos preguntarnos ante qué tipo de economía, si es real o de casino. ¿Estamos ante músculo o grasa?

Hace poco la encuesta de los círculos descubrió que según 400 empresarios (de España) hace falta una mayor inversión en innovación, y profundizando en este aspecto el representante del grupo Economía y Sociedad (que elabora este estudio), Miguel Iraburu, afirmó que Baleares sufre una grave inactividad de innovación en el sector industrial que debe explotar sino queremos que la gallina de los huevos de oro deje de producirlos.

No somos el País Vasco y nuestro territorio es finito, pero claro está que la industria genera riqueza y una mejora de la calidad de vida. Ahora este sector representa el 6% del PIB y es una opción que se debe explotar si no queremos depender en demasía del resto de factores anteriormente expuesto.

Finalizando nuestra lectura detallada del PIB y su evolución en este siglo podemos resumir que estamos ante una economía basada en el turismo (Alojamiento, transporte, comercio y restauración); menos agricultura, industria, información y comunicaciones; y una actividad inmobiliaria altamente productiva pero no generadora de empleo.

Estamos ante un paciente que no sufre una enfermedad de gravedad, pero su salud es delicada. Debemos estar pendientes tanto de su estado físico como anímico y aplicar las medidas necesarias para paliar estos síntomas negativos que pueden acabar con nuestro éxito. Estamos a tiempo de convertirnos en una sociedad puntera.

 

José María Vicens
Presidente del Cercle d’Economia de Mallorca

< Volver

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más informaciónX Cerrar

E-mail